La desaprobación de la derecha en América Latina Ecuador

La desaprobación de la derecha en América Latina Ecuador

En el caso de Ecuador la tendencia descendiente en la imagen del presidente Lenín Moreno es constante desde mayo de 2018, como se muestra en el cuadro de CEDATOS, tras el efecto post campaña del referéndum y la consulta popular, con la cual se modificó la constitución política impidiendo la reelección presidencial y modificando la estructura del poder de participación ciudadana, construida como mecanismo democratizador en la Carta Constitucional redactada en Montecristi (2008).

Tres dimensiones de la política ecuatoriana parecen estar conjugándose para definir ese descenso vertiginoso de Lenín Moreno. Una dimensión producto de la baja capacidad de gobernabilidad que ha demostrado el presidente, en tanto su liderazgo está cuestionado en general. Los datos cualitativos y cuantitativos presentados por la encuesta del Centro Latinoamericano de Geopolítica (CELAG) realizada en marzo de 2019, así lo demuestran: el 59,2% considera que la situación del país es de incertidumbre, enojo, miedo, resignación, caos; mientras sólo un 33,4% considera la situación del país como esperanzadora, tranquila y de confianza; sensaciones de desgobierno muy ligadas a la dimensión económica del país y a la ruptura de Moreno con su mentor y mayor elector, el expresidente Rafael Correa. El 55,4% de la opinión pública, según la encuesta mencionada, piensa la gestión de Moreno como mala o muy mala; y sólo el 34,4% la considera de regular a muy buena.

Respecto de la dimensión económica, el país volvió a los brazos del FMI y del tutelaje norteamericano de la mano de Moreno, distanciándose del programa progresista por el cual fue elegido -que prometía continuidad al proyecto de la Revolución Ciudadana- y definiendo un giro lo acerca más como ejecutor del programa de la derecha ecuatoriana, encabezada por el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, y por el excandidato presidencial Guillermo Lasso.

Según la encuesta de CELAG, el 45,9% de los ecuatorianos piensa que el país está siendo gobernado por los grupos económicos, el 26,9 % por los EE. UU., el 26,4 % por Jaime Nebot y sólo el 25, 9% considera que Moreno tiene las riendas el país. El empleo (70,9 %), la salud 45%) y la delincuencia (41%) son los principales problemas del país según la opinión pública.

La encuesta de CELAG también muestra la tendencia ciudadana de apoyo a la gestión del expresidente Correa: el 61,3% considera que fue muy buena, buena o regular-buena, y un porcentaje alto volvería a votar por él para la vicepresidencia (39,4%) o para la Asamblea Nacional (39,2%), mientras sólo el 11 % del electorado volvería a votar por Moreno, mientras que el 24 % votaría por un candidato afín a Correa. Una situación que, al parecer, no tiene como referencia Moreno, ya que su giro a la derecha continúa con la decisión de retirarse de la UNASUR y con el empréstito recibido por el país del FMI que remarca la deriva del Gobierno.