¿Juan Guaidó es realmente presidente de Venezuela?

El 23 de enero, el diputado Juan Guaidó se autoproclamó como presidente interino de Venezuela; EEUU lo reconoció como tal y presiona para que se lo legitime, pero en la práctica el diputado opositor no ejerce esas funciones.

Guaidó autoproclamado
El 23 de enero, el diputado Juan Guaidó se autoproclamó como presidente interino de Venezuela; EEUU lo reconoció como tal y presiona para que se lo legitime, pero en la práctica el diputado opositor no ejerce esas funciones.

El 23 de enero de 2019, el diputado Juan Guaidó se autoproclamó presidente interino de Venezuela invocando el artículo 233 de la Constitución, siendo inmediatamente “reconocido” por el gobierno de Estados Unidos y por otros cincuenta países en el mundo.

El artículo que alude Guaidó se refiere a la “falta absoluta” del presidente o presidenta de la república por motivos de muerte, renuncia, incapacidad, abandono del cargo, o “la revocatoria popular de su mandato”. Nada más.

EEUU ha presionado para que se reconozca a Guaidó como presidente “legitimo”. El 11 de abril, en la ONU, el vicepresidente Mike Pence dijo que llegó el momento para que se lo reconozca como presidente legítimo de Venezuela.

Pero, en la práctica ¿Guaidó ejerce las facultades de mandatario o es un simple vendedor de humo como lo califican en redes sociales?

Guaidó no ocupa la sede presidencial de Miraflores, sede del poder en el país suramericano, esta es ocupada por el presidente Nicolás Maduro, que juró para un nuevo mandato el 10 de enero de este año.

Tampoco es el comandante en jefe de la Fuerza Armada Bolivariana de Venezuela. Las FABV son leales a Maduro, y pese a las presiones de EEUU y sus aliados (que incluyen amenazas de sanciones y en otros casos, incentivos), no han declinado esa postura.

Los embajadores que nombró Guaidó en los 54 países (de los 194 que integran la Organización de las Naciones Unidas –ONU-), no tienen la capacidad de ejecutar las funciones diplomáticas, mucho menos de emitir pasaportes y otras actividades relativas al cargo.

“Juan Guaidó es un líder en construcción que saluda con timidez, emite decretos que nadie cumple, nombra ‘ministros’ que no pueden ejercer y embajadores que no pueden despachar, pero todos sus colaboradores se refieren a él como el ‘presidente’”, así reseñó el pasado 15 de abril un artículo del diario español El País en un perfil de este político de 35 años.

Reveses “diplomáticos”

El 28 de marzo, el Gobierno de Angela Merkel confirmó que no acreditaría a Otto Gebauer como embajador de Guaidó en el país europeo. El 13 de marzo de 2019, Berlín lo recibió como “representante personal del presidente interino Juan Guaidó” con miras a sostener conversaciones de índole política con él. “Pasos adicionales no han sido contemplados”, señaló el Ministerio de Exteriores de Alemania, a petición del partido La Izquierda.

Un peritaje del Parlamento alemán llegó a la conclusión de que, según el Derecho Internacional, la legalidad del reconocimiento de Guaidó era discutible.

En la Unión Europea, fue ante todo el Gobierno de España el que presionó para que a los representantes de Guaidó no se les atribuyera estatus ni prerrogativas diplomáticas.

“Reconocer a Guaidó fue una decisión política y una señal; pero, en la actual situación, no tiene sentido reconocer a los enviados de Guaidó, porque eso equivaldría a desconocer el hecho de que Maduro sigue teniendo el poder en Venezuela”, esgrimió Helge Lindh, miembro del Grupo Parlamentario para los Estados Andinos en representación del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), al referirse a la posición de España.

Desplante en China

El 23 de marzo, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) resolvió suspender su asamblea anual, que se iba a realizar en Pekín (el 26 de marzo) luego de que el país asiático se negó a aceptar la asistencia del representante de Guaidó, Ricardo Hausmann.

China justificó su decisión asegurando que Guaidó, actual presidente de la Asamblea Nacional (AN) venezolana —controlada por la oposición y en desacato desde 2016— “carece de legitimidad”, ya que no ha sido elegido presidente mediante los procedimientos legales establecidos. También rechazó que se pretenda politizar el encuentro.

CEPAL niega acreditación

El 25 de abril, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), negó la acreditación a Guarequena Gutiérrez, quien intentó ingresar como representante de Venezuela a la Tercera Reunión del Foro de los Países de América Latina y el Caribe sobre Desarrollo Sostenible, que se realiza en Santiago de Chile desde el 24 y hasta el 26 de abril.

“Solo serán acreditados los funcionarios venezolanos, que enviaron desde la Embajada y la delegación está encabezada por el embajador Arévalo Méndez Romero”, señaló la Cepal, reconociendo de esa forma a la misión diplomática oficial.