Almagro: ‘Estados Unidos no invadió Panamá, intervino para recuperar la democracia’

En entrevista con Infobae, el secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, trató de justificar una eventual invasión de Estados Unidos a Venezuela.

Para el efecto, recurrió a una supuesta similitud entre la situación en Panamá (durante el régimen de Manuel Antonio Noriega) y la de Venezuela, bajo el gobierno de Nicolás Maduro.

En un juego retórico, Almagro dijo que la decisión de aplicación de una vía militar corresponde al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, pero que se podría considerar una “situación de emergencia” por parte de “aquellos que pueden ejercer la responsabilidad de proteger y actúen antes de que haya una resolución” en la ONU.

Consultado si se trataría del mismo mecanismo que Estados Unidos utilizó en Panamá el 20 de diciembre de 1989 cuando invadió el país centroamericano, en la denominada “Operación Causa Justa”, con el propósito de capturar a Noriega, quien había dado un golpe de estado, respondió lo siguiente:

“Si lo vemos en la perspectiva histórica, lo que hizo Estados Unidos no fue invadir, lo que hizo fue intervenir para restablecer la democracia en el país y para proteger los derechos humanos en el país”.

Paradójicamente, el 17 de noviembre de 2018, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH, un organismo parte del sistema de la OEA) determinó que Estados Unidos violó derechos a la vida, a la libertad y a la propiedad durante la invasión a Panamá en 1989, y le recomendó «reparar integralmente» a las víctimas.

La resolución de la CIDH se derivó de la demanda presentada por la abogada Gilma Camargo, en mayo de 1990, junto con el abogado José Luis Morín el caso «Salas y otros versus EEUU», en el que se alega la responsabilidad internacional de Estados Unidos en perjuicio de las personas «víctimas civiles y no combatientes» durante la invasión.

El 20 de diciembre de 1989 Estados Unidos invadió Panamá con 26.000 soldados para capturar al entonces dictador Manuel Antonio Noriega (1934-2017), quien se entregó 13 días después, en una operación militar que dejó alrededor de 500 muertos, según la cifra oficial, aunque otras fuentes hablan de 5.000 fallecidos.

Aunque uno de los argumentos para la invasión es supuestamente para restablecer la democracia, en realidad hubo intereses geopolíticos con la intención de poner un gobierno afín a Estados Unidos (como efectivamente sucedió) y asegurarse el control del Canal de Panamá porque se temía que pudiera entregarse a Japón.