¿Es realmente Estados Unidos el país de las oportunidades?

David Brown, el abogado defensor de Morrison Haze Lampley se dirigió a los presentes durante la última sesión del juicio a su defendido. La condena a cadena perpetua tras asesinar a dos personas en las calles de San Francisco en 2015 era irremediable y la intención de Brown fue la de aliviar de alguna manera el sentimiento de odio hacia su cliente, un vagabundo de 24 años de edad.

“Monstruo” se convirtió en el calificativo más suave que recibió por parte de los familiares de sus víctimas, de 67 y 23 años.

“ “Mi cliente ha vivido una vida de rechazo, de abandono, en la calle, sin un hogar, de abusos y con problemas mentales. Un psicólogo lo describió como un niño salvaje. Esto no es una excusa, pero sí un intento para entender por qué estamos aquí”, agregó según publicó el San Francisco Gate

Como Lampley, miles de jóvenes deambulan por las calles estadounidenses sin un rumbo fijo. Se desconoce el número exacto de personas de entre 13 y 26 años que tienen como techo las estrellas, pero algunas estimaciones hablan de 45 mil, las más optimistas, y casi 100 mil, las menos.

California es el estado que más gente sin hogar tiene, con alrededor de 130 mil según datos publicados por Forbes en 2018. De ellos, alrededor de 50 mil residen en Los Ángeles y 7 mil en San Francisco. Tiendas de campaña en el asfalto, imposibilidad para circular a pie por algunas zonas, hedores corporales, olores a marihuana, chillidos en mitad de la noche, gente joven pidiendo limosnas en los semáforos, ataques violentos, asesinatos y el escrutinio del resto de la sociedad, que los califica como marginados sociales por elección, sobre todo si se trata de vagabundos jóvenes.

Vivian Ho fue una de las periodistas locales que cubrió el juicio de Lampley, a quien le cayeron cien años de prisión por doble asesinato de primer grado. Durante los 18 meses que duró la causa, la reportera de The Chronicle pasó de juzgar con prontitud al acusado a entender que su contexto se escapa de la comprensión del resto de los mortales.

El veinteañero recibió dosis de LSD con dos años de edad, se drogaba con otras sustancias a los 11 años, sufrió abusos constantes y hubo un momento en el que le resultó más fácil vivir en la calle que aguantar el maltrato en el seno de una familia rota. Ho se dio cuenta de que la realidad de Lampley tenía un sentido muy profundo: el de una mente completamente exprimida desde niño por unas circunstancias que le han moldeado como un “monstruo”.

“Los vemos como jóvenes. Como gente capacitada. Con cuerpos hábiles. Así que automáticamente pensamos que podrían no ser vagabundos, que están eligiendo vivir de esa manera, sin que nos demos cuenta de que hay otras cosas que han sucedido en sus vidas y les ha llevado a esta situación”, apuntó la periodista.

Sobre esa idea y otras historias, Ho escribió el libro, ‘Those who wonder’ (Aquellos que vagan), que habla de estos jóvenes estadounidenses perdidos sobre los que recaen varios de los problemas que subyacen en el sistema estadounidense, y por ende, en su sociedad.

Falta de atención a las clases marginadas, sistema sanitario público inexistente, recortes paulatinos en los servicios de ayudas sociales que no dan abasto e instituciones privadas que tampoco abarcan a la cantidad de familias desfavorecidas, problemas para acceder a viviendas económicamente asequibles, desempleo o trabajos mal remunerados que impiden un estado de bienestar en gran parte de la población, brecha salarial entre zonas de EEUU… y como colofón: el fuerte desapego moral de la sociedad, la falta de solidaridad y la gran competitividad.

La pobreza en EEUU es una realidad y aquellos que claman que se trata de una nación del primer mundo no deberían de mirar hacia otro lado ante un problema que incumbe a todos por igual.

Quizás esa sea la primera piedra para que EEUU tenga más miramientos en asuntos sociales básicos que a día de hoy les colocan a la cola de los países más ricos del mundo.