El golpe de Estado en Bolivia se habría coordinado desde la Embajada de EE.UU.

El medio digital boliviano Erbol divulgó una serie de 16 audios que involucran directamente a líderes de la oposición orquestando a un golpe de estado contra el gobierno del presidente Evo Morales, el cual habría sido coordinado desde la Embajada de los EEUU en el país.

Según los audios, en el plan estarían implicados los senadores norteamericanos Ted Cruz, Marco Rubio y Bob Menéndez, quienes mantendrían contacto directo con la oposición en Bolivia a fin de lograr un eventual cambio de régimen en el país altiplánico.

Así mismo, militares en retiro y el ex-prefecto de Cochabamba y asilado en los EEUU luego de ser acusado por corrupción en 2009, Manfred Reyes Villa, también fue mencionado como uno de los artífices de la operación golpista desde el exterior.

Los audios también mencionan llamamientos de líderes opositores a quemar estructuras del partido de gobierno y de armar una huelga general en todo el país. En todo eso, estaría incluido un eventual ataque contra la Embajada de Cuba, muy similar a lo sucedido en el golpe de estado contra el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en 2002

Medios locales señalan que el plan desestabilizador se habría coordinado desde la Embajada de los Estados Unidos en Bolivia previo a los comicios y cita a los senadores norteamericanos Ted Cruz y Marco Rubio, a quienes se señala de tener contacto directo con la oposición boliviana en la estrategia para derrocar a Morales.

El plan se centraba en que si Evo Morales ganaba las elecciones del pasado 20 de octubre se instauraría un gobierno de transición cívico-militar. El nuevo gobierno alegaría fraude en proceso electoral y no reconocería la victoria electoral de Morales.

En los audios filtrados a través de plataformas sociales los líderes opositores llaman a quemar estructuras del partido del gobierno y de armar una huelga general en todo el país y a atacar la Embajada de Cuba en ese país.

La publicación de los audios surge en medio de la crisis política tras el triunfo electoral de Evo Morales, a quien la oposición acusa de cometer fraude.

Semanas atrás en un discurso el presidente Evo Morales había hecho referencia a presuntos planes de golpe de estado y que su gobierno tenía las grabaciones.

Ni la oposición, ni la Embajada de Estados Unidos se han referido a la filtración de los audios.