Guaidó, el “líder extraordinario”, respaldado por EE.UU., bajo las sombras de la corrupción

El 23 de julio de este año, Elliot Abrams, representante de Estados Unidos para Venezuela, reiteraba el respaldo de ese país al presidente de la Asamblea, Juan Guaidó, político al que la potencia mundial reconoce desde inicios de 2019 como presidente interino.

“Mucha gente en América Latina, Europa, Estados Unidos, Canadá que no conocían a Juan Guaidó el año pasado, han visto un liderazgo extraordinario por Guaidó”, señalaba Abrams.

Un mes antes, a mediados de junio, una exclusiva periodística denunciaba que dos representantes en Colombia del autoproclamado presidente interino, Guaidó, se apropiaron de 90 mil dólares de donaciones particulares destinadas a ayuda humanitaria para los venezolanos en ese país.

Luego del entusiasmo inicial, que incluyó el reconocimiento de más de cincuenta países a Guaidó, el liderazgo extraordinario que destacó Abrams parece desinflarse a juzgar por el nuevo escándalo reportado recientemente por el portal Armando.info.

Las nuevas denuncias de corrupción alcanzan a varios diputados muy cercanos a Juan Guaidó, de las filas del partido Voluntad Popular.

Las denuncias de corrupción, sumadas al poco margen que ha tenido para ejercer en la práctica la presidencia interina, así como la desconfianza desde la misma oposición venezolana permiten comprobar que el liderazgo extraordinario nunca existió o se ha terminado de desinflar.