Colombia: Los asesinatos de líderes sociales aumentaron en 2019 contrario a lo que afirma el Gobierno

El Gobierno de Colombia aseguró que en el año 2019 los crímenes contra líderes sociales habían disminuido en relación al año anterior, sin embargo, según registros de organizaciones no gubernamentales señalan que han aumentado.

La verdad oficial

De acuerdo con las cifras entregadas por la Presidencia de la República, durante este año se tiene registro de 84 casos, mientras que en 2018 los datos fueron de 112 asesinatos, reflejando una reducción de un 25%.

Francisco Barbosa, consejero presidencial de Derechos Humanos y Asuntos Internacionales, indicó que a partir de información que fue recopilada por la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Fiscalía General de la Nación, los homicidios se concentraron en 58 municipios del país.

“Del total de los casos de homicidios contra defensores de Derechos Humanos ocurridos del 1 de enero de 2019 al 17 de diciembre de 2019 donde se registraron 84 casos, se evidencia una disminución aproximada del 25% de los casos, con relación al periodo comprendido entre el 1 de enero de 2018 y el 17 de diciembre de 2018, donde se presentaron 112 casos”, sostuvo Barbosa.

La realidad

Sin embargo, opositores y organizaciones defensoras de derechos humanos indican que, por el contrario, las muertes han aumentado desde que el mandatario asumió el cargo en 2018.

De acuerdo con la Fundación de Desarrollo y Paz (Fundepaz), el asesinato de Lucy Villareal sube a 22 la cifra de líderes sociales asesinados en el departamento de Nariño en lo que va del año.

Sin embargo, existe una discrepancia frente a las cifras a nivel nacional. El Instituto de estudios para el desarrollo y la paz (Indepaz) señaló que, a corte del 8 de septiembre, 155 líderes sociales y defensores de derechos humanos han sido asesinados en lo corrido del año; 268 desde la posesión de Duque y un total de 777 desde el 1 de enero de 2016. Otra organización, la Asociación Nacional de Afrocolombianos Desplazados (Afrodes) indicó que «son más de 250» sin precisar fecha.

A principios de noviembre, la oficina del Alto Comisionado de la ONU para los derechos humanos emitió un comunicado en el que junto a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos expresaban preocupación por que Colombia «continúa siendo el país que registra más asesinatos a personas defensoras de derechos humanos y líderes sociales» en América Latina.